¿Qué aprendimos de la pandemia? Hablemos de Employee Branding

Una de las lecciones aprendidas de la pandemia que se ha olvidado, es la importancia de
contar con colaboradores identificados y comprometidos con los objetivos de la organización. En una situación tan fuerte como la que vivimos durante el encierro, las
marcas que no invirtieron en la comunicación interna enfrentaron grandes crisis y escenarios difíciles, ya que lealtad, fidelidad y responsabilidad fueron los pilares que
mantuvieron empresas e instituciones trabajando de manera activa, aun en medio de tanta
incertidumbre.

Es por esto que he dedicado este artículo para resaltar algunas claves importantes para
desarrollar estrategias a nivel interno que permitan generar vinculos fuertes con los
colaboradores y les conviertan en embajadores desde una visión ganar-ganar, en la que la
marca personal de quienes integran la organización aporte a la imagen y reputación de la
marca empleadora y viceversa.

El “employee branding” se refiera a la estrategia que busca hacer los esfuerzos necesarios
para lograr que los colaboradores de una organización se conviertan en embajadores y
promotores de la marca, sobre todo aprovechando y potenciando su marca personal como
un activo que aporta a la buena reputación y a su posicionamiento positivo de adentro hacia afuera.

Comparto algunas ideas para implementarlo:

1. Reconocer y entender con el talento humano que cuenta la organización. Es que definitivamente, si no entiendo lo que tengo, no sabré como aprovecharlo, por eso debe saber con qué se cuenta en cada área, entender sus objetivos profesionales y laborales, reconocer qué necesitan y como puede la organización aportar a su afianzamiento y desarrollo, con planes de desarrollo interno, y colocarles en puestos donde puedan exponer todo su potencial y capacidades.

Recordar que los buenos perfiles se construyen con liderazgo, inspiración, apoyo y
preparación. Todo el mundo tiene talento y algo que aportar.

Te puede interesar leer: https://encuentrosinteractivos.do/como-desarrollar-tus-habilidades-de-liderazgo/

2. Es importante lograr su autoliderazgo y prepararlos para aprendar a gestionar su marca personal. Parece repetitivo, pero hay que seguir diciendolo, necesitamos empoderar a los colaboradores que reconozcan su potencial, que tengan claros sus propósitos y que comprendan que es determinante liderar de manera conciente el rumbo de sus vidas y la percepción e imagen que generan cada día frente a los demás. Invertir en capacitación sobre liderazgo, marca personal, comunicación efectiva, plan de vida, gestión de redes sociales, les aporta habilidades y crecimiento que también fortalece la organización. Para tener mejores colaboradores, necesitas tener mejores personas.

3. Desarrollar estrategias, campañas, programas de incentivos, compensaciones, promociones y mostrar el interés genuino de la organización en ellos. Porque estamos hablando de seres humanos que tienen diferentes razones por las cuales pertenecen a la organización y antes que todo está la cobertura de necesidades, pero hay una importantisima compensación que se genera de un salario emocional cuya responsabilidad recae en los directivos y el liderazgo principal a nivel jerarquico.

Todo cambia cuando combinas acciones de empoderamiento, posibilidades de
crecimiento y buenas condiciones.

Te puede interesar leer: https://encuentrosinteractivos.do/9-acciones-claves-que-convertiran-a-tus-colaboradores-en-aliados-de-los-proyectos-de-responsabilidad-social/

4. Si les inspiran, ellos inspirarán a otros e integrarán el mensaje de la organización en su discurso, en sus intercambios, sus redes, en sus publicaciones. Si se aplica lo anterior sumado a un comportamiento de la organización frente a ellos basado en coherencia, lealtad y responsabilidad, eso se traducirá en compromiso, un activismo auténtico siempre que necesario en favor de la organización. Las redes sociales son medios para tener evidencias del impacto logrado, ya que pueden compartir y subir contenido en favor de la marca, por ejemplo, se suman a coversaciones en redes sociales, identifican en sus perfiles y muestran con orgullo su lugar de trabajo.

5. En situaciones de crisis, el compromiso y la lealtad de tus públicos internos, son factores claves para mitigarla. Cuando hay una situación que pone en riesgo a la organización necesitas la fuerza del compromiso de tus colaboradores para desarrollar cualquier estrategia. Este es el escenario perfecto para implementar el employee branding. Hay que aplicar las lecciones aprendidas de la pandemia, cada vez las gestiones requieren mayor enfoque en lo humano, en el talento y en la posibilidad de generar valor sin importar que sea una empresa o institución pública.

Es importante reconocer que en temas como este se suele actuar de forma reactiva, no
preventiva. Utilice expertos, permita que quienes saben desarrollar este tipo de estrategia le guien y le acompañen a fortalecer sus capacidades y a crear una familia laboral.

Hay que invertir de manera responsable e inteligente en el talento humano, y esta última implica hacerlo con tiempo, no en medio de situaciones que ponen en riesgo a la organización. Quien invierte en su principal activo, es decir, su gente logra la identificación
efectiva de sus públicos interno, fortalece la confianza, se posiciona y robustece su
capacidad de enfrentar cualquier situación que les ponga en riesgo.

Liderazgo activo, más acción efectiva, genera mejor imagen y reputación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí