¡Hola mis parloter@s!

Les doy la bienvenida a esta sección ¡Parloteando Chap!, que se estrena en esta revista digital de Encuentros Interactivos, recién sacada del honor, (Inserte tambores y gritos de felicidad).

Los que estamos colaborando con este proyecto estamos muy emocionados, aunque lamentablemente veamos la luz en medio de esta crisis sanitaria por la Covid-19 que está maltratando al mundo. Esta situación ha hecho que todo cambie y nos ha puesto a reinventarnos, venga el aplauso para Lady Reyes por este nuevo peldaño en la escalera. Y es que lo mejor es sacarle el máximo aprendizaje a esta covidianidad, replantearnos y revisar nuestras prioridades.

Pues les cuento que ¡Parloteando Chap! está concebida para que sea una carretera de información, por lo cual tendrá 2 vías, yo expongo temas y situaciones que están aconteciendo y ustedes me envían sus casos, opiniones y temas para exponerlos aquí. Trataremos todo lo concerniente al sector Comunicación, y también algunos temas cotidianos que están circulando en redes y medios tradicionales. ¡Arranquemos!

Estamos bajo un nuevo gobierno y todos los ojos están puestos en cada uno de los incumbentes que estarán dirigiendo las instituciones públicas, sobre todo en los encargados de los departamentos de Comunicación y/o Relaciones Públicas. Si bien es cierto que hay que darle tiempo a que “cojan el piso”, pues la mayoría de los designados ocupan una posición de esta magnitud por primera vez, hemos sido testigos de la “tijera” a la que son objeto pues muchos no tienen la formación ni la experiencia para asumir dicha posición y se están dando muchos palos a ciegas.

También está el caso de comunicadores y periodistas designados para dirigir estos departamentos y direcciones que, lamentablemente, están dejando mucho que desear a la hora de comunicar. Esto pasa porque se quedan amañados con las prácticas de su antiguo trabajo y no se identifican ni conocen el manejo comunicacional de la institución que ahora representan. Por eso reza el refrán “no es lo mismo con guitarra que con violín”.

Hemos visto fallas desde la puntualidad para comenzar un evento o dificultades con el sonido… cosa que entre dominicanos no sale de la normalidad, pero que hay que mejorar. Otro talón de Aquiles es no tener un espacio adecuado que sea exclusivo para que la prensa pueda trabajar (atención a los encargados de Protocolo, deben ponerse los pantalones en esto y mejorarlo), la coordinación de ideas y manera de expresarse de los voceros, la tardanza en enviar las informaciones a las redacciones, entre otras situaciones que están dejando muy mal paradas a las nuevas autoridades. Señores vamos a reconocer que, en la pasada gestión, el Dicom era 1A en el tema comunicacional, “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”,(Mateo 22, 15-21).

No me hagan bembita ni quieran patalear, esto no se trata de juzgar ni atacar a nadie. Solo son llamados de atención que nos preocupan a todos los que de una u otra manera ejercemos este noble oficio de la Comunicación.

Nos leemos en una próxima entrega. ¡Ya saben!, hagan llegar su “hate”, caso, comentarios y/o sugerencias a través de los canales digitales de @encuentrosrd (les prometo estar al pendiente) pero, si quieren hacernos llegar el mensaje de manera directa y efectiva, los leo por parloteandochap@gmail.com.

Posdata: No se limiten, sé que les gusta “darle al músculo”. Se aceptan felicitaciones también.

«Sayonara, baby»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí