“En el periodismo, te envían hacer preguntas incómodas a gente que no tiene ganas de hablar contigo. Y tú vas y las haces. ¡Este oficio es fantástico!”  Tom Wolfe.

El periodismo permite contar dos tipos de historias: las que quieren ser ocultadas y las que buscan ser contadas. El periodismo es uno solo, sin apellidos ni adjetivos, sin embargo, existe una tendencia a etiquetarlo: que, si es real, objetivo, ético, corrupto o manipulador, porque lo queremos clasificar por la forma en que lo ejercen los periodistas. Un gran error.

Sí hay tipos de periodismo: de datos, de investigación, ambiental, cultural, científico o digital, según la forma en que se haga o el área en la que se desarrolle. Pero, lo que no hay es una clasificación por la forma en que lo ejerce determinado profesional, porque el periodismo es solo uno, el que se realiza poniendo la ética y la verdad como faro principal.

Sin embargo, muchos acuñan al periodismo real como el que hace honor a su definición y se apoya en lo correcto y ese es precisamente el que hace que el poder tiemble, el que promueve cambios, el que ayuda a la sociedad a crecer, a avanzar, a ser mejor.

En la teoría de las aulas universitarias nos dicen que el periodismo no fue creado para hacerse eco de las informaciones de gobiernos u otros poderes, por lo tanto, su función principal es dudar de toda información que emane del poder, investigar cada detalle y cuestionarlo en todo momento. En la práctica, todavía hay mucho que debatir y mejorar, pero sobre todo actualizar.

Cabe destacar, que el ejercicio del periodismo siempre debe ser real, donde se informe de manera correcta, con la verdad de los hechos, sin cortapisas ni medias tintas. Unos asumen que hacer periodismo es como estar en las primeras filas de un batallón en combate. Si y no, pues, aunque en algunos países es considerado como una profesión de riesgo, ser la voz de todos no debería costarnos la vida, pero las cifras hablan por sí solas: solo este año, según las estadísticas de Reporteros Sin Fronteras, https://rsf.org/es/barometro, van unos 49 periodistas asesinados, 4 colaboradores de los medios, 273 periodistas encarcelados y 9 colaboradores de los medios; todos estos, ejerciendo sus profesiones.

Evidentemente, el periodismo ha cambiado y evolucionado, pero es que las personas y las sociedades también han cambiado. Hay más preparación y formación, pero también hay más desinformación. La hiperconexión, esa facilidad que permite lo digital, ha ayudado que las opiniones de muchos periodistas puedan llegar a más públicos. Entonces, el compromiso es seguir aportando desde la realidad, con ética y valores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí