Quién dijo miedo

0
190

«¿Quién dijo miedo?» Usada por algunos para demostrar a otros y a sí mismo sus altos niveles de valentía o, tal vez, para acallar sus propios temores.  Supongo que más de una vez habrás escuchado esta frase y lo más probable que también la usaste para condimentar alguna acción o ser un tanto jocoso al contar una que otra anécdota que quisieras etiquetar como «heroísmo».

No sabemos de donde sale, o por lo menos yo no lo sé, pero buscando y buscando encontré tres significados en el portal https://expresiones.info y me parece atinado compartirla con ustedes, pues es esencial que hagamos hábito el saber qué implican las cosas que hacemos y qué relación guardan con lo que decimos. Sin dejar de lado que «el conocimiento no pesa».

La frase ‘Quién dijo miedo’ tiene tres significados:

  1. No tengo (o no tenemos) ningún miedo en absoluto, como sería natural y/o se podría pensar.
  2. Es una frase con la que alguien se infunde a sí mismo ánimo para afrontar una dificultad o una acción arriesgada.
  3. Es una pregunta no interrogativa usada para negar enfáticamente la supuesta existencia de miedo.

En el último significado, se hace la siguiente acotación: «Esta expresión es un caso frecuente de la frase general ‘Quién dijo’ seguida de un sustantivo y que es una pregunta no interrogativa usada para negar enfáticamente la supuesta existencia de lo expresado por el nombre o sustantivo que sigue.

Siempre es bueno saber. El conocimiento no pesa. Pero lo más importante es que, al conocer el uso de este tipo de expresiones, podremos utilizarlas correctamente y darles el matiz real a nuestras acciones. Es común dejarnos llevar de las «olas», de lo que está de moda o lo que una tercera persona, con cierto grado de penetración en las masas, pone a repetir a otros.

Este es solo un ejemplo, de los más sanos que hay en el mercado, de lo importante de saber lo qué decimos, cómo lo decimos y lo que significa o puede interpretarse lo que decimos. Si no haces este ejercicio de conocimiento puedes tener la certeza que eres una oveja en el rebaño guiado por terceros. A veces es inteligente seguir a otros, por eso es bueno saber a quién seguir y el por qué lo sigues.

Creo que es tiempo que te preguntes si ¿quieres ser una oveja o pastor?, ¿si eres un loro para repetir todo lo que dicen los demás, por más gracioso que pudiera sonar? o si quieres ser el pastor al que siguen las ovejas. Para esto último hay dos puntos importantes que debo acotar:

  1. El pastor actúa con responsabilidad, pues debe guiar a otros por el camino del crecimiento, aprendizaje y desarrollo. Es la cuota de contribución con el mundo que le rodea.
  2. El pastor no es un payaso, pues los pastores tienen la gran responsabilidad de guiar, no entretener, como estos personajes del circo.

En todo lo anterior expuesto hay tres elecciones claras. O eres pastor, o eres oveja o eres payaso. ¿Cuál quieres ser?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí