IMG_0332.JPG

Bienvenido Álvarez Vega: “Los periodistas no hacemos demandas salariales como otros sectores”

“Si por el salario fuera, todos los dominicanos serían sinvergüenzas, todos,  porque creo que una elite, que no pasa del 2 por ciento, recibe un pago que le permite vivir. En el caso de los periodistas, sin duda, siempre he creído que debemos ser bien pago, pero llama la atención que no hemos luchado por esto como otros gremios”.

Estas llanas palabras del director del periódico Hoy, Bienvenido Álvarez Vega, retratan la realidad salarial de los comunicadores que, según él, han caído en la trampa de recurrir al pluriempleo o la corrupción para resolver sus problemas de ingreso, pues “nunca hemos hecho, como otros sectores, que hacen demandas para un salario mínimo”.

Indica que el mundo del salario en el periodista dominicano es tan complejo que, muchas veces, no se quiere ni tratar ni analizar, porque hay muchas cosas que no se entienden bien. Reconoce que se debió haber luchado en su momento, cuando la prensa tenía gran auge, por un salario mínimo y después por el escalafón, que tomara en cuenta la experiencia, formación y un largo etcétera, incluso la misma capacidad ética y laboral”.

Asegura que, debido a esto, se han creado diferentes variantes, “periodista que no quieren perder su empleo, aunque ganen poco, porque eso los catapulta hacia otros niveles donde le pagan mucho más o periodista que, con la misma actividad, puede trabajar en diferentes lugares… pienso que lo ideal, lo que debimos haber hecho y lo que debemos hacer todavía es exigir mejores salarios, aunque ya, en el caso de los periódicos, tienen debilidad económica”.

Labor más ardua y pesada 

En términos laborales, indica Bienvenido Álvarez Vega, el periodista dominicano tiene que enfrentarse a la realidad de la búsqueda de informaciones en un entorno que, ni en el sector público ni privado, hay mucha conciencia de la utilidad de facilitar la información, lo que hace su labor más ardua y pesada, quedándose en un nivel que no llena las expectativas  ni los protocolos de la información.

Lamenta que, en los últimos años, la tendencia es controlar la información en la medida en que los gobiernos, particularmente en la administración del Presidente Mediana,  la han hecho muy cerrada y unidireccional, es decir, “que desde el gobierno lo que llega a los medios es contenido con un alto nivel de propaganda”.

Otro aspecto que va en contra de la salud de un buen periodista y buen ejercicio periodístico es que el promedio de los comunicadores o la mayoría tiene que recurrir al pluriempleo para conseguir el dinero necesario para satisfacer las necesidades básicas, lo cual va en contra de su salud “porque tiene que cumplir jornadas impresionantemente extensas; va en contra de su formación intelectual  porque no le deja tiempo para actualizarse y estar al día; e, incluso, conspira con su estabilidad familiar”.

“Por otro lado, en términos vamos a decir éticos, se ha ido perdiendo la pasión por la ética. El hecho de que la fuente principal de trabajo de los periodistas  sea el gobierno hace que él, muchas veces, tenga que hacer concesiones en su labor para mantener el empleo que tiene o la posibilidad de conseguir el que quiere porque, por lo general, los trabajos de relaciones públicas son trabajos que proceden de la administración pública”.

Rol y competencia

Para el director del periódico Hoy, el rol de los comunicadores es el de siempre, “informa, acercar la información al lector de manera que la comprenda de la mejor manera, donde entra en juego la interpretación periodística,  que es un acercamiento a través del análisis para que el lector entienda lo que ocurre a su alrededor y pueda tomar decisiones diarias”.

Los tratadistas norteamericanos afirman que la gente sigue comprando periódicos para enterarse de las cosas que ocurren, “por lo que sigo creyendo que el lector debe entender, no solamente informarse, sino comprender la información y ver la utilidad para su vida cotidiana.

Considera que el periodista dominicano tiene un buen desempeño en el sentido en el primer nivel, en el informativo. A esto agrega: “Nosotros aceptamos muy bien cualquier tipo de comparación y no salimos mal parados  con otros periodistas de la región en el nivel informativo, sin embargo, en el análisis y opinión no estamos tan avanzados”.

Sobre las competencias de los comunicadores, Álvarez Vega afirma que el profesional de hoy expresa lo que es la sociedad dominicana en términos intelectuales: “La escuela y la formación disminuyeron, comenzamos a recibir mala educación, mala escuela, mala lectura, poca lectura, ninguna lectura… después nos hemos enamorados, por ser hijos de nuestros tiempos, de la civilización del espectáculo -como dice Mario Vargas Llosa- por eso la mayoría de los periodistas prefieren la televisión, las redes sociales y la internet”.

Visión enciclopedista

“Hoy necesitamos redescubrir la vocación intelectual, amar la lectura y el libro, tener una visión enciclopedista de la vida, pues la educación de ahora está muy segmentada y la persona que sabe de psicología tal vez no sabe de historia, pero el periodista debe ser un individuo con una visión global, antes le decíamos enciclopedista”. Asegura que al periodista de hoy le falta “saber escribir, porque quién no lee no puede escribir, a escribir se aprende leyendo y escribiendo”.

Al referirse a los restos que enfrenta el sector, Álvarez Vega, dice que, aunque en las encuestas la prensa sigue siendo la segunda o tercera institución con mayor consideración y respeto público, uno de los retos que tiene es recuperar la credibilidad individual como periodistas, que “seamos visto como éramos visto antes, como una persona que tenía un compromiso con la verdad , la periodística, por supuesto, no la filosófica, con su nación, con el desarrollo socioeconómico de su país, con el respecto a las leyes y, sobre todo, a los derechos de las personas”.

Afirma que este trabajo puede hacerse y en las nuevas generaciones hay talento y disposición para lograrlo, “nunca he creído que las generaciones  pasadas eran hechas de un material diferente a las actuales, veo muchos jóvenes extraordinariamente comprometidos con su trabajo, con la ética, con su nación, con su vecindario, con su fe y que quieren lo mejor, pienso que simplemente tenemos que trabajar”.

Rellenando huecos

De acuerdo a Bienvenido Álvarez Vega, hay universidades que tienen su currículo a tono con los tiempos y otras que están de espalda a la realidad, que, desbordadas por los acontecimientos, se quedaron atrás, muy atrás, “sin embargo, también creo que las universidades no están para rellenar los huecos de la educación media, ellas están para formar en lo profesional”.

Cree que las universidades deben exigir un prerrequisito de conocimiento, de actitudes, porque el periodismo es muy  traicionero como aprendizaje y reconoce “podemos embotellarnos la carrera y pasar y si no tenemos la actitud o la creatividad no seremos buenos escribiendo, por eso debería hacer un cedazo para evitar, incluso, que el estudiante pierda su tiempo”.

 

Lady Reyes EN EL TERCER ANIVERSARIO DE ENCUENTROS.jpg

Lady Reyes

Directora y fundadora de la plataforma de conferencias Encuentros Interactivos.

Editora de las secciones Vida y Estilo y El Día y la Noche del periódico El Día.

Directora de la empresa LR Comunicaciones Interactivas.