asertiva.jpg

La comunicación en el ambiente laboral

La comunicación es un factor de producción más en la empresa, ya que implica una inversión de energía de parte de cada empleado. Si nos hacemos conscientes de la importancia de comunicarnos asertivamente, sin malentendidos,  estaríamos optimizando significativamente el rendimiento laboral y con ello contribuiríamos a evitar rotaciones aprovechando la inversión que se hace en capacitaciones y, por ende, aumentar los beneficios de la empresa. Una adecuada comunicación favorece un buen entendimiento, lo cual es un factor de motivación y marca la diferencia en cualquier lugar.

La mayor parte de los problemas comunicacionales no provienen de la “mala intención”, sino más bien a nuestra incapacidad de comunicarnos con efectividad. Muchas veces hasta nos sorprende cómo nosotros “hablando o actuando de buena fe” recibimos respuestas de rechazo o desafiantes, por lo que como decimos en PNL: el resultado de la comunicación se encuentra en la respuesta que obtengo de mi interlocutor,  independiente de la intención.

En ocasiones se piensa que la comunicación es algo natural que se desarrolla de manera espontánea y de la que no hace falta ocuparse o invertir. Esto lleva a muchas empresas a no prestarle excesiva atención, sin darse cuenta de que constituye una herramienta fundamental de gestión tanto externa como interna. De la misma manera, es usual que algunos profesionales no se percaten de la importancia de entrenarse y desarrollar sus habilidades comunicativas, considerando que el hecho de poseer excelentes habilidades sociales es suficiente.

Comunicarse asertivamente es un arte. Ningún empleado es desvinculado de una empresa por un buen currículo. Sin embargo, son muy usuales los despidos en personas que no encajan en los equipos, se estresan en los conflictos, o se manejan con un liderazgo autocrático.

Las técnicas de comunicación asertiva pueden aprenderse. Lo pone de manifiesto la programación neurolingüística. Aprendemos a expresarnos de forma consciente, congruente, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos;  o defender nuestros legítimos derechos,  sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

Aprender cómo hacerlo nos permite expresar nuestras ideas y aceptar las de los demás. De esta manera nuestros planteamientos serán escuchados y podemos decir que hemos logrado la excelencia comunicacional.

 

 

PAGINA 48  Licelotte Baigés.jpg

Licelotte Baigés

Es entrenadora internacional en Programación Neurolingüística (PNL). Ofrece servicios como Neurocoach; imparte Certificaciones Internacionales en PNL, cursos y Diplomados en Comunicación y charlas motivacionales. Autora de Manual para Solteros y Manual para Divorciados. Fellow Member Trainer IANLP. Twitter: @licelottebaiges FB: licelottebaigescoachingcenter