Osvaldo Santana.JPG

Osvaldo Santana: “La responsabilidad principal del periodista está con la sociedad”

“El periodista es un servidor de la ciudadanía y su responsabilidad principal está con la sociedad y, aunque tienen una relación salarial con el medio que representa, su verdadero compromiso está con los usuarios de los medios de comunicación”.

Con estas palabras describe el rol de los comunicadores el director del periódico El Caribe, Osvaldo Santana, pues, desde el punto de vista profesional y ético, el periodista es un servidor público que está sirviendo a la sociedad, a través de un medio.

Agrega: “Desde que elegimos esta profesión tenemos un compromiso de cumplimiento porque servimos a un empleador, pero nuestro rol es dar conocer contenidos que se correspondan con la realidad, que no respondan a intereses ni pasiones personales y que no tengan terceras intensiones. Nos compete interpretar los hechos de modo que no implique, en forma alguna, manipulación, sea por interés particular, de tercero o incluso de la empresa que trabajamos”.

Para Santana, en el ejercicio periodístico siempre se va a necesitar una dosis de integridad y de profesionalidad y ser una persona esencialmente correcta y honesta, lo que no quiere decir que el periodista sea un apóstol, pero si una persona correcta, equilibrada y razonable.

Considera fundamental que el periodista debe ser una persona proporcionalmente calificada, que se empleé en formarse cada día, hacer cursos extracurriculares o estudiar otra carrera de apoyo, porque ya no basta con el periodismo, a lo que cuenta su experiencia que conllevó “no sé qué cantidad de tandas sabatinas durante cuatro años, sin falla, pero terminé mi segunda carrera, porque si no te estancas, no te desarrollas y no creces”.

Los tiempos cambias

Al ser cuestionado sobre los comunicadores de ayer y hoy, indica que hay diferencias, pero no necesariamente en cuanto a la personalidad, sí con relación a las tecnologías y entre risas cuenta: “Imagínate, cuando yo comencé se tomaba apuntes a mano, luego comenzamos a usar grabadoras y ahora se graba hasta con un celular”.

Afirma que son muchos los instrumentos que el periodista utiliza hoy para generar contenidos y enviarlos y, contrario a otras épocas, debe estar en permanente comunicación con la web, saber manejar sus enormes recursos de información y contenidos, “para nosotros era tan normal usar los archivos de los periódicos y la hemeroteca, pero ahora con inteligencia se utiliza cualquier buscador en la red que permite construir con facilidad un expediente”.

Realidad dominicana

Para Osvaldo Santana, el periodista promedio de la República Dominicana es el mismo maestro, médico y abogado promedio y, como en todas las profesiones hay buenos y malos profesionales a lo que agrega: “Puedes tener una buena formación, pero puede ser que no tengas la vocación, porque esta profesión tiene un alto contenido vocacional, de mucha dedicación”.

Asegura que es la práctica la que termina de formar al comunicador, donde la excelencia dependerá siempre del mismo periodista, de su esfuerzo, dedicación, hambre de aprender, de conocer y su capacidad de descubrir la noticia, sin embargo, dice que hay un problema de fondo en el sistema educativo que promueve a los estudiantes con muchas deficiencias, muchas muy dramáticas, a lo que agrega que muchas  universidades no están adecuadamente preparadas y forman entre comillas con muchas carencias y limitaciones.

Sobre si las universidades dominicanas cumplen con su papel, indica que, en general, la crítica tiene más que ver con el sistema educativo que con las escuelas de Periodismo, pues ellas nunca tendrán todas las herramientas que se requieren para la formación, pero es un asunto de la educación en general, la cual necesita mejorías y cambios.      

El director de El Caribe llama la atención además sobre la preparación del cuerpo docente, pues las universidades contratan profesionales con determinadas calidades y formación, pero que no son pedagogos y también tienen problemas.

Agrega: “Hay gente que pasan por escuelas calificadas, hay que tiene la suerte de tener buenos formadores y hacen sus tareas, pero hasta que el país no supere esa dificultad vamos a tener esos déficits, pero no son solo de los periodistas son de todas las carreras, unos más otros menos”.  

Para Osvaldo Santana, la realidad es que los medios son los que terminan formando al periodista, las escuelas de Periodismo te enseñan metodología para investigar, el conocimiento general y la historia, pero es en las redacciones donde empieza la verdadera formación y se descubre la vocación real y “eso toma tiempo, a veces mucho, a veces poco”.

Realidad socioeconómica

El tema del pluriempleo surge en la conversación y Osvaldo Santana reconoce que afecta la labor del comunicador, pero es una realidad que ensombrece el ejercicio periodístico porque es una fatalidad para el profesional “que anda con el corazón en las manos tratando de cumplir en cada sitio. Eso no debería ser. Es una aberración, pero ese es un problema de la industria porque los salarios son muy malos, pésimos y bajísimos que hasta a mí me da vergüenza”.

Lamenta: “Hoy en día el periodista trabaja con un pie en la redacción y con el otro en la puerta de entrada, porque los pobres están por terminar su jornada para irse a otro sitio. Eso no puede ser, pero también entiendo que la empresa periodística no paga adecuadamente. Hay quienes pregonan, dicen y hablan con mucha verticalidad sobre eso y condenan, yo no tengo un látigo para condenar”.

Considera que es un problema de las empresas de comunicación que no pagan lo adecuado a los periodistas para que puedan vivir de un solo trabajo, por lo que tienen que buscar opciones como el pluriempleo y otras cosas marginales que tienen que hacer para sobrevivir.                         

Invertir en el periodista

Santana cree que los medios deben invertir en la formación de sus periodistas y tener programas de educación continuada para que ellos puedan seguir mejorando y lamenta que esto no sea una práctica en las empresas dominicanas, “en el caso de El Caribe, no puedo decir que hemos auspiciado, porque no financiamos, pero somos flexibles con los que quieren hacer otras carreras, maestrías o que quieren salir del país”.

Afirma que es difícil, en estos momentos de crisis, que los periódicos o empresas de comunicación puedan tener proyectos financiados para preparar los periodistas y plantearlo es un puro idealismo.       

El papel del jefe

Al hablar sobre el trabajo del director de periódico, Santana afirma que cada quién hace su estilo, pero, en general, la labor debe estar enfocada en potenciar a su personal y lograr que el equipo se acople y funcione como un todo, de gente que pueda autogobernarse y trabajar por sí mismo como una totalidad.

“El papel del director es de acompañamiento, trabajar con la gente y de influir en el equipo con la comprensión de una visión filosófica de lo que es el periódico, de un pensamiento común, preservando su visión de la vida, de la sociedad y hasta del medio, pero tratando de conjugar todas las inteligencias para crear un producto que obedezca a una concepción acerca de cómo y de qué forma podemos informar adecuadamente a la sociedad”.

Cree con fervor que el periodista debe ser esencialmente libre en el más amplio sentido de la palabra y el trabajo de su director es ser un facilitador, un acompañante y de alguna manera un inspirador, logrando crear un ambiente que funcione mejor o igual en su ausencia.

El director del periódico El Caribe concluye la entrevista al decir que el reto de los comunicadores, hoy y siempre, “es hacer su trabajo con responsabilidad y objetividad, simplemente”.

Lady Reyes EN EL TERCER ANIVERSARIO DE ENCUENTROS.jpg

Lady Reyes

Directora y fundadora de la plataforma de conferencias Encuentros Interactivos.

Editora de las secciones Vida y Estilo y El Día y la Noche del periódico El Día.

Directora de la empresa LR Comunicaciones Interactivas.