Doctor Molina Morillo.JPG

Rafael Molina Morillo: “El reto de los comunicadores es no dejarse cautivar por la corrupción”

“El reto que enfrentan los comunicadores hoy día es no dejarse cautivar por la corrupción, que está en todas partes y el periodismo no es una excepción. En el periodismo hay mucha corrupción, hay muy poca resistencia a los sobornos, a la compra de conciencia. Lamentablemente es así, aunque se niegue o disimule, es una situación que está presente”, fueron las palabras del director del periódico El Día, Rafael Molina Morillo, al iniciar el diálogo con ENCUENTROS INTERACTIVOS.

Lamenta que ese mal que tanto denuncian los medios en las instituciones y en la sociedad en general, esté también incrustada en el oficio periodístico, pues está convencido que “hay corrupción en los periodistas, en los ejecutivos, en los administradores. Está infiltrada en todas partes y hay que luchar contra eso”.

Al abordarlo sobre la imparcialidad en la prensa, Molina Morillo afirma que la imparcialidad absoluta no existe, pues todos los seres humanos tienen inclinaciones y simpatías que, por más que quieran ocultarlas no es posible, “lo que sí es posible y necesario, respetando las preferencias, es que el periodista -en cualquier situación que se presente- sea honesto y no trate de engañar a sus lectores”.

Espinas en la rosa

Para Rafael Molina Morillo, el pluriempleo afecta el desempeño del periodista, pues una de las condiciones que se requiere para hacer buen periodismo es tener independencia de criterio, social y económica.

Agrega: “Es un círculo vicioso. Para mí es muy difícil de entender cómo con estos salarios pueden los periodistas seguir trabajando, a menos que no sea recurriendo a otros trabajos o a prácticas dolosas. No puedo juzgar a nadie por las cosas que tiene, pero hay algunos casos de periodistas que son realmente escandalosos, y que sin embargo estos siguen siendo atendidos, leídos y escuchados por la sociedad como si se tratara de fuentes dignas de crédito”.

Asegura que la situación del pluriempleo no puede ser criticada porque los medios no ofrecen la posibilidad al periodista de tener una posición económica que no sea de desesperación y agobio, lo cual lo empuja a buscar la manera de alcanzar los niveles promedios de comodidad, “y para  manejar su pluma como imparcialidad no puede tener cadenas económicas”.

Expresa con pesar: “El periodista promedio de República Dominicana recurre al pluriempleo, que no es lo ideal, porque tiene que sobrevivir… sin duda alguna, esto afecta la credibilidad e independencia de criterios y daña al comunicador, más no se puede criticar que busque la manera de mejorar su estilo de vida”.

Confiesa que ve una ”crisis ética y de valores en la comunicación y que, en luegar de orientar e informar, este ejercicio profesional se va convirtiendo en un instrumento para satisfacer intereses personales”.

Razones del periodismo

Los profesionales del periodismo deben brindar al público informaciones veraces y orientaciones éticas, con apego a la verdad y a lo correcto, “no encuentro otra función para nuestro oficio más que la de un  vigilante para que las cosas públicas se hagan bien y que las privadas tengan un componente de moralidad y respeto”.

“Y aunque mucha dice, cuando se presentan situaciones difíciles, que la prensa no dice nada, no resuelve eso… la prensa… la prensa... pero, aunque quisiéramos ser superhéroes o tener baritas mágicas solucionadoras de problemas, la prensa no es la Policía ni los periodistas sus agentes… la prensa no es el Gobierno ni los periodistas sus ministros porque lo que somos es canalizadores de información, ideas y sugerencias a la sociedad”.

Sobre el periodismo dice: “Indiscutiblemente si nuestro país no está a la vanguardia en muchos aspectos culturales y formativos, tampoco lo está en el periodismo, no podemos ubicarnos a la cabeza ni cerca de la delantera en materia periodística… y esto puede deberse a que se trata de una carrera que requiere mucha formación”.

A la pregunta de si los periodistas de ayer son mejores que los de hoy, Molina Morillo dice que no, pues siempre habrán buenos y malos periodistas, además “las sociedades cambian y seguirán cambiando, la evolución no se detiene y se dice que todo eso es progreso y las mejorías van de la mano con el progreso si estamos dispuestos a seguirle el paso… el asunto es que debemos resistirnos a la corrupción para llegar a ser lo grande que podemos ser”.

Medios y universidades

El director de El Día nos dice que el ideal sería que los medios inviertan en la formación de los periodistas porque se trata de su materia prima, “pero en la República Domiciana se  puede constatar que es el comunicador el que busca su formación, ya sea en las universidades o fuera de ella.

Mientras que al referirse al trabajo de las universidades no cree que estén haciendo su trabajo y agrega: “los resultados me indican que las universidades y los centros de estudios no preparan bien a los estudiantes que pasan a ser luego licenciados en periodismo, pero lo mismo pasa en los niveles escolares y primarios y es que si el comienzo y la base no es buena el resultado tampoco lo será”.

Concluye la entrevista con estas sabias palabras: “Ante la crisis de credibilidad que sufren los gobiernos, los partidos, parlamentos, sindicatos y otros sectores, entiendo que los periodistas debemos ser más capaces y dedicados en el oficio, así como no estar influidos por amistades y no temer a los enemigos”.

Lady Reyes EN EL TERCER ANIVERSARIO DE ENCUENTROS.jpg

Lady Reyes

Directora y fundadora de la plataforma de conferencias Encuentros Interactivos.

Editora de las secciones Vida y Estilo y El Día y la Noche del periódico El Día.

Directora de la empresa LR Comunicaciones Interactivas.