Inicio Tendencias ¿Deben ser las relaciones públicas un oficio o una profesión regulada por el Estado?